Doctor Strange: Hechicero Supremo

La cantidad de personajes en el universo cinemático de Marvel sigue creciendo y a esta familia de adaptaciones de historietas de Stan Lee, se une Doctor Strange, un personaje que guarda una gran similitud con Tony Stark en Iron Man; ambos son adinerados, arrogantes y egoístas, suavizados por una linda chica que están con ellos incondicionalmente.

 

Dr. Stephen Strange acaba siendo víctima su arrogancia e insolencia, estrellándose con su carro, y destrozándose las manos con la cual se ganaba la vida como neurocirujano. A pesar de que hicieron todo medicamente posible por devolverle la movilidad, este no podía volver a operar por su enfermedad nerviosa. En busca de una alternativa viaje al otro lado del mundo donde aprende las artes místicas que lo llevará a convertirse en el Hechicero Supremo.

 

Esta película dirigida por Scott Derrickson va arraigada a la versión de las historietas pero con unas cuantas variaciones para darle una fluidez en el origen del superhéroe de Marvel. Ciertamente la evolución del hechicero fue bastante rápida y aunque aun sin dominar algunas tecnicas tuvo que luchar con los villanos pero gracias a su rapido aprendizaje pudo salir airoso del conflicto, sin embargo la incauta lucha con Kaecilius y sus fanáticos los cuales robaron un hechizo para despertar a Dormammu de la Dimensión Oscura, despertaron la necesidad de más.

 

La película se convierte en una espiral de imágenes imposibles que evocan tanto a Matrix (1999) como a Origen (2010). La mística de la historia, viaje en astral, reglas y rompimientos de la física le dan un toque interesantísimo a la historia. La acción dramática de la cinta está supeditada no a quién es el más fuerte sino a quién se desenvuelve mejor en la hechicería. Obviamente el film de Scott Derrickson es un disfrute 100% Marvel.

 

Como de costumbre las películas de Marvel Studios tienen avances que enlazan con la secuela. Por lo que recomiendo que te quedes hasta final.



¡Síguenos!



Escribir comentario

Comentarios: 0