Lo que no sabías sobre los protectores solares

Compartir 


El uso de protector solar protege la piel de los rayos ultravioleta proveniente del  sol y evita el desarrollo del cáncer de piel, además de que previene el envejecimiento prematuro.

 

Esta es la información más conocida y difundida por los dermatólogos y los medios de comunicación sobre los beneficios de los protectores solares, sin embargo, los expertos no toman en cuenta algunos detalles que las personas deben conocer acerca de este producto. 

 

 

Los protectores solares contienen excelente químicos bloqueadores de la luz solar como el oxido de zinc evitando los rayos UVA  y UVB, pero también evita que la necesaria vitamina D se sintetice en nuestro organismo.

 

 

 

Vitamina D

La vitamina D, frecuentemente referida como "la vitamina de la luz solar". Se han encontrado receptores de vitamina D en casi todos los tipos de células humanas, desde el cerebro hasta los huesos.

 

Esta vitamina ayuda al cuerpo a absorber el calcio y el fósforo, minerales necesarios para formación normal de los huesos. Su deficiencia aumenta el riesgo de  enfermedades cardíacas, diabetes, osteoporosis y otras enfermedades crónicas como el mismo cáncer de piel, de seno y de próstata, los cuales por la deficiencia de la vitamina D hace más vulnerable a las formas más agresivas de la enfermedad.

 

La mala iluminación tiene efectos tan nocivos como la malnutrición en nuestro organismo. Pero al igual que ocurre con los alimentos y el agua, en el término medio está la virtud. Una excesiva exposición a la luz solar puede resultar tan perjudicial como poca exposición. La clave se encuentra en exponernos al sol con moderación, el cuerpo nos indica que la exposición al sol ha sido suficiente cuando la piel comienza a enrojecer.

La luz solar también controla el reloj interno del cuerpo regulando el ciclo circadiano de 24 horas de luz y obscuridad. Por eso, en muchas ocasiones los problemas de insomnio se deben a una falta de exposición a la luz solar durante el día.

 

 

 La Dra. Elizabeth Plourde indica que evite protegerse de los rayos del sol a través de aplicar por vía tópica un protector solar químico, ya que muchos de ellos se han relacionado con un mayor riesgo de cáncer de piel.

 

 

 

 

Peligro de los protectores solares 

 

Los protectores solares contienen altas cantidades de químicos peligrosos como la oxibenzona, conocido por ser un disruptor endocrino relacionado con un menor recuento de los espermatozoides en los hombres, y la aparición de endometriosis en las mujeres.

 

Estos químicos entran por el torrente sanguíneo causando efectos  tóxicos como trastornos hormonales que son particularmente riesgosos para las mujeres embarazadas, bebés y niños pequeños, ya que podrían alterar su crecimiento y desarrollo. También son potenciales cancerígenos.

 

No solo la oxibenzona es un disruptor endocrino, también el metoxicinamato de octilo (OMC), fenilbencimidazol, dioxibenzona, octinoxato, cinoxato, antranilato de mentol, octocrileno, ácido para-amino benzoico (PABA), salicilato de octilo, octisalate, homosalato, parabenos. Las sustancias más seguras  para usar vía tópica son el óxido de zinc y el dióxido de titanio.

 

Te facilitamos este recuadro para que evalúes tus protectores solares al momento de comprarlo.

También muchos protectores solares contiene vitamina A y/o sus derivados, retinol y palmitato de retinol, que se han relacionado con un mayor riesgo de cáncer de piel debido a la mayor velocidad con la que desarrollan y propagan las células malignas.

 

La vitamina A en los protectores solares parece una adición natural que podría ser beneficiosa para la piel, ya que actúa como antioxidante.

 

Sin embargo, se ha encontrado que el palmitato de retinol (una forma de vitamina A) promueve el desarrollo de tumores y lesiones cutáneas, cuando es aplicado tópicamente y expuesto a los rayos del sol.

 

Los protectores solares en spray presentan un mayor riesgo ya que libera estas partículas tóxicas al aire y podría irritar los tejidos pulmonares.

 

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) ha clasificado el dióxido de titanio como "posible cancerígeno" cuando es inhalado en altas dosis.

 

 

Por otra parte, los químicos anteriormente mencionados, en particular la oxibenzona, presenta un gran riesgo para el medio ambiente. De acuerdo con la profesora Danielle Dixson de la Universidad de Delaware, indica que la oxibenzona química que contienen los protectores solares es mortal para los huevos de cangrejo herradura, proceso reproductivo que coincide con la temporada de playa.

Según informó Cape Gazette, los investigadores estiman que anualmente los bañistas que utilizan protectores solares posiblemente introduzcan hasta 6,000 toneladas métricas de protector solar en los océanos del mundo, relacionándose con la destrucción de los corales y otras especies marinas.

 

 

 

Beneficios de tomar sol mas allá de la vitamina D

 

 

1. Evitar la muerte prematura. En un estudio científico realizado por el dermatólogo Dr. Richard Weller, exponerse a los rayos del sol tiene beneficios cardiovasculares independientes de la vitamina D, y una enfermedad cardiovascular es un problema de salud pública mucho más significativo que el cáncer de piel.

 

De hecho, la investigación sugiere que, en promedio, el riesgo de morir por una enfermedad cardiaca o derrame cerebral es 800 % mayor, en comparación con el riesgo de morir por cáncer de piel.

 

Exponerse a los rayos del sol aumenta la producción de oxido nítrico ya que relaja los vasos sanguíneos, presión arterial, disminuye la activación de plaquetas, adelgaza aún más la sangre, y hace que sea menos probable su coagulación y que ocurra un derrame cerebral o ataque cardiaco. Además, el óxido nítrico mejora su función inmunológica.

 

2. Propiedades analgésicas (contra el dolor).

 

3. Mayor metabolismo de las grasas subcutáneas.

 

4. Regulación de la esperanza de vida humana (los ciclos solares parecen ser capaces de afectar directamente al genoma humano, lo cual impacta en la expectativa de vida).

 

5. La exposición diurna a los rayos del sol mejora el estado de alerta durante la noche

6. Conversión a energía metabólica (es decir que, podemos "consumir" energía directamente de la luz solar, al igual que las plantas).

 

 

 

 

¿Cómo exponerme al sol sin riesgo del Melanoma?

 

 

El doctor Mercola recomienda pasar tiempo bajo los rayos del sol de forma regular para aprovechar los beneficios a la salud que este proporciona, siempre y cuando se tome en consideración algunas precauciones.

 

1. Proporcione a su cuerpo la oportunidad de producir vitamina D antes de aplicar un protector solar. Exponga grandes porciones de piel (por lo menos el 40 % de su cuerpo) a la luz solar, durante cortos períodos de tiempo, todos los días.

Optimizar sus niveles de vitamina D podría reducir el riesgo de muchos tipos de cáncer internos, y además, realmente reduce el riesgo de melanoma.

 

2. Proteja su rostro de los rayos del sol al utilizar un protector solar seguro o un sombrero, ya que la piel del rostro es más delgada y propensa a tener daño solar, tal como arrugas prematuras.

 

3. La piel avisa cuando es suficiente. La piel reacciona ante la exposición excesiva con el enrojecimiento de la piel. Lo recomendable es evitar la exposición directa al sol a partir de las 10 am hasta 4 pm, ya que a estas horas la radiación UV es mayor, más agresivo para la piel y cancerígeno. La exposición al sol en pieles normales se debe realizar aumentando 10 minutos de exposición cada día, así la piel estará preparada para soportar el sol sin problemas dentro de las horas recomendadas.

 

 

4. Cuando permanezca bajo los rayos del sol por períodos de tiempo más largos, cúbrase con prendas de vestir, un sombrero o bajo una sombra (ya sea natural o la sombra de su sombrilla).

 

Puede aplicar un protector solar seguro una vez que haya optimizado su producción diaria de vitamina D en su piel, aunque la opción más segura para evitar daños y quemaduras en la piel, es ponerse alguna prenda de vestir.

 

Considere que para que un protector solar sea eficaz, debe aplicar grandes cantidades sobre todas las áreas de la piel que estén expuestas.

 

Esto significa que el producto no debe desencadenar alergias cutáneas y debe proporcionar una buena protección contra la radiación de los rayos UVA y UVB. Asimismo, no debe ser absorbido por la piel, ya que el protector solar más eficaz actúa como una barrera tópica.

 

5. Considere utilizar un "protector solar interno", tal como la astaxantina, para obtener protección adicional de los rayos del sol. Por lo general, toma varias semanas de llevar una suplementación diaria, para saturar los tejidos de su cuerpo lo suficiente como para obtener esta protección.

 

Además, la astaxantina se puede aplicar vía tópica, por lo que actualmente, se ha incorporado en una serie de productos tópicos de protección solar.

 

 

6. Otra estrategia muy útil para ayudar a evitar el daño solar es llevar una alimentación saludable cargada de antioxidantes naturales. 

Los alimentos frescos, sin procesar, proporcionan los nutrientes que su cuerpo necesita para mantener un balance saludable en su piel de ácidos grasos omega-6 y el ácido graso omega-3 DHA de origen animal, la cual es la primera línea de defensa contra las quemaduras solares.

 

 

Fuente: Dr Mercola


Publicidad



Escribir comentario

Comentarios: 0